Sobre Nosotros

FAVOR GLOBAL

Nos enfocamos en proveer lo que Dios tiene para las diversas áreas de necesidad en las iglesias y fuera de ellas. Apuntamos a restaurar 3 cosas en cada persona: IDENTIDAD, PODER y DESTINO.

PROPÓSITO

Favor Global nace del corazón de Dios, es una familia de hijos e hijas de Dios que opera como ministerio interdenominacional que, en unidad, facilita, provee y conecta recursos que encienden a los hijos de Dios a una profunda vida de identidad y poder con la mirada puesta en su destino, para que Jesús sea conocido y manifestado a través de sus vidas en todo lugar.

CULTURA Y VALORES FUNDAMENTALES

  • Identidad: Somos hijos de Dios, todo lo hacemos desde esa identidad restaurada.
  • Intimidad: Antes de hacer cualquier cosa, nos deleitamos estando con Jesús.
  • Propósito: Todo lo hacemos con la determinación del propósito divino en cada uno.
  • Amor: Nuestro combustible es el amor de Dios, hacemos lo que hacemos basados en Su amor.
  • Unidad: Somos el cuerpo de Cristo en la tierra, buscamos y velamos por esa unidad.
  • Honra: Reconocemos que hay algo especial de Dios en la vida de cada persona que edifica la Iglesia.
  • Nada es imposible: Reconocemos que como humanos tenemos limitaciones, pero que para nuestro Creador nada es imposible.
  • Destino: Sabemos hacia dónde vamos y todo lo hacemos enfocados en la eternidad con Dios.

MISIÓN

Encendemos a personas de todo el mundo para que vivan una vida desbordante de pasión por Jesús y compasión por la gente, guiándolas a alcanzar su propósito y entrenándolas para que vayan, anuncien y manifiesten en el poder del Espíritu Santo el Reino de los Cielos.

La estrategia para llevarlo a cabo será a través de la sinergia de las siguientes áreas:

 Facilitar, proveer y conectar recursos para encender a los hijos de Dios

QUÉ CREEMOS

  • Dios el Padre

    Creemos en un solo Dios, que existe eternamente en tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Creemos que Dios, no solo creó el mundo visible e invisible, sino que también sostiene, gobierna y dirige por medio de Su Palabra todo lo que existe. Él va a traer todas las cosas a su consumación en Cristo Jesús para la gloria de Su nombre.

  • Jesús, el hijo

    Creemos que Jesucristo, el Hijo de Dios Padre, es Dios encarnado, completamente Dios y completamente Hombre. Fue concebido por el Espíritu Santo, nacido de una virgen, vivió una vida de perfecta obediencia al Padre, sin pecado y se ofreció a sí mismo como sacrificio por toda la humanidad. En la cruz, actuó como nuestro representante y sustituto, por Su sangre derramada, obtuvo para nosotros redención eterna, el perdón de pecados y vida eterna, reconciliando con Él a todos los que creen. Resucitado, fue levantado físicamente al tercer día, venciendo el poder de la muerte y ascendió a la diestra del Padre para interceder por los santos. Creemos que regresará a la tierra para reinar con su justicia.

  • Espíritu Santo

    Creemos que quienes han creído en Jesucristo son bautizados con el Espíritu Santo, siendo  sellados para el día de la redención. El Espíritu Santo es la garantía de la herencia prometida, quien actualmente habita dentro del creyente, lo regenera, convence, instruye y equipa para vivir una vida de santidad y servicio a la semejanza de Cristo. Gracias a Su obra, los creyentes son santificados, adoptados en la familia de Dios y participan de la naturaleza divina recibiendo los dones que Él distribuye soberanamente. El Espíritu Santo tiene el propósito de glorificar a Cristo en nuestras vidas, siendo nuestro gran Ayudador. También creemos que las señales y los prodigios, así como todos los dones del Espíritu, operan actualmente y están diseñados para testificar el Reino de Dios, y para edificar y empoderar a la Iglesia con el fin de que cumpla su llamamiento y misión.

  • Biblia, palabra de Dios

    Creemos que los 66 libros de la Biblia son la Palabra inspirada por Dios, y por lo tanto son la verdadera Palabra de Dios. La Biblia es la autoridad final para todo lo que creemos y define como hemos de vivir.

  • Salvación

    Creemos que la salvación es sólo por la gracia de Dios y sólo a través de la fe en Cristo. Ninguna ordenanza, ritual u obra puede hacer que seamos salvos, ya que esta justificación es completamente gratuita porque el Padre entregó a Su Hijo y quiso aceptar Su obediencia y castigo en lugar de nosotros. A través de la salvación podemos entrar al Reino de Dios como Sus hijos e hijas. Todos pueden ser restaurados en la comunión con Dios por medio del arrepentimiento, creyendo y recibiendo a Jesús como su Salvador y Señor. Creemos que la obra victoriosa y redentora de Jesucristo en la cruz, trajo libertad del poder del enemigo, del pecado, mentiras, enfermedad y tormento en los creyentes.

  • El enemigo

    Creemos que Satanás, originalmente el buen ángel Lucifer, se rebeló contra Dios y se llevó a una multitud de ángeles con él. Fue expulsado de la presencia de Dios y ahora está obrando con sus huestes demoniacas con el fin de establecer su reino de tinieblas, maldad y caos en la tierra. Creemos que, mientras llevamos a cabo el encargo de Cristo en espera de Su regreso glorioso, la Iglesia está en una batalla espiritual contra fuerzas espirituales que intentan matar, robar y destruir. Cristo ya ha asegurado el triunfo: Satanás fue derrotado en la cruz.

  • La iglesia

    Creemos que todos aquellos que han creído en Cristo, independientemente de su nacionalidad, conforman el cuerpo de Cristo en la tierra. Creemos que la iglesia es el instrumento principal a través del cual Dios está cumpliendo sus propósitos redentores en la tierra. La iglesia no es primordialmente una institución sino la comunidad del pueblo de Dios. Creemos que es una comunidad misionera que hace avanzar el plan de Dios a través de la difusión del evangelio y la manifestación del Reino de Dios.

  • Misiones

    Creemos que evangelizar es anunciar la buena noticia de que Jesús murió por nuestros pecados y resucitó haciéndonos aceptos delante de Dios. Creemos que Dios ha llamado a la Iglesia a predicar el Evangelio a todas las naciones cumpliendo así la gran comisión. Esto es una expresión del corazón de Jesús y es parte esencial del reino de Dios. Predicamos la unidad del cuerpo de Cristo por encima de diferencias culturales y denominacionales.

  • La segunda venida de Cristo y la restauración de todas las cosas

    Creemos en la segunda venida de Cristo, cuando Él regresará a la tierra en forma personal y visible, en toda Su gloria y poder para consumar Su Reino. Con Su regreso, la creación actual dará paso al establecimiento del Reino Eterno. También creemos en una gran cosecha de almas en los últimos tiempos y el levantamiento de una Iglesia que experimentará unidad, pureza y poder sin precedentes del Espíritu Santo.